Beneficios del control de presencia

Control de presencia: ¿Qué ventajas tiene el control horario de los trabajadores?

El pasado 8 de marzo el Congreso aprobó un  Real Decreto-Ley que, entre otras cosas, obliga a las empresas a llevar a cabo un control horario de la jornada laboral de sus trabajadores. La medida se incluye dentro del artículo 10 en el capítulo tercero, sobre las medidas de lucha contra la precariedad laboral, por lo que tiene como objetivo primordial evitar la cantidad de horas extra sin registrar (y sin cobrar) que muchos trabajadores se ven “obligados” a invertir.

 

Haciendo un resumen rápido, la nueva ley establece la obligación para las empresas de implantar un sistema de registro efectivo de la jornada laboral de los trabajadores a tiempo completo y que no se hayan comprometido a llevar a cabo horas extraordinarias. La empresa debe garantizar el registro diario, que debe incluir las horas concretas de inicio y fin de la jornada de trabajo de cada trabajador. Además, la empresa tiene la obligación de conservar dichos datos durante un periodo mínimo de 4 años y ponerlos a disposición de los propios trabajadores, sus representantes legales y de la inspección de Trabajo y la Seguridad Social.

 

Si eres empresario y lees esto, es posible que estés empezando a resoplar y a hacerte un montón de preguntas “¿Y esto cómo se hace?” “¿Cuánto me va a costar?” Tranquilo, te entendemos y estamos contigo (que también somos empresa neng). En este artículo vamos a enseñarte como esta nueva normativa no tiene por qué resultar un fastidio o un gasto a fondo perdido sino más bien todo lo contrario: una oportunidad para optimizar, mejorar, motivar a tus empleados y, por ende, aumentar los beneficios de tu negocio. Vamos a ello.

 

Los sistemas de control horario reflejan de manera individual la información de cada empleado: jornada de trabajo, turnos, días de descanso o vacaciones. Es importante pues concienciarnos todos de que esta información es muy valiosa. Para el empresario, porque nos informa sobre el rendimiento y la productividad, y para el trabajador, porque no sólo le ofrece transparencia y seguridad sino que también permite evaluar las cargas de trabajo y redistribuirlas de una forma más eficiente. Existen diferentes sistemas de control, como lectores biométricos (los de huella dactilar son los más comunes), tarjetas inteligentes, tarjetas de banda magnética o con código de barras, etc. No vamos a entrar aquí al detalle sobre las características de cada una de ellas, pero si vamos a ver qué beneficios podemos obtener de manera general si hacemos un buen uso de estos sistemas.

  1. El primer beneficio y más evidente es el del control de la puntualidad y el absentismo en el trabajo. A priori esto puede parecer una obviedad, pero teniendo en cuenta que en muchas empresas este tipo de control puede verse dificultado por el número de empleados, los turnos o por no haber una obligación por parte del trabajador de personarse en un lugar concreto (oficina, fábrica, …), contar un sistema que nos permita este tipo de control horario incluso a distancia supone un plus de tranquilidad para cualquier empresa.
  2. Al medir y evaluar estos datos también podemos optimizar costes operacionales. Podemos controlar cuantos trabajadores son necesarios para cada turno o proceso, controlar la productividad (y por qué no, premiarla e incentivarla) y calcular los costes de producción.
  3. En cuanto al trabajo de administración y contabilidad, el uso de estos sistemas vinculados a software de gestión suponen una ayuda y un ahorro enorme de tiempo para llevar a cabo tareas tales como el control de horas extra o emisión de nóminas.
  4. Un control horario eficiente ayuda también a evitar en gran medida los excesivos tiempos muertos (que en todos los trabajos se fuma sí, pero con mesura) y a optimizar el tiempo de trabajo.
  5. Otra ventaja es que podemos evitar la desigualdad entre los empleados controlando que la carga de trabajo es equitativa y que no estamos perjudicando a nadie sin darnos cuenta. Si la carga de trabajo es razonable y el cumplimiento de los objetivos que la empresa marca es real y alcanzable, los trabajadores se encontraran más a gusto y serán más productivos.
  6. Por último pero no menos importante, un buen control horario acorde con los requisitos que marca la ley nos va a ayudar también al cumplimiento de las normas de prevención de riesgos laborales, evitando daños personales a los trabajadores y financieros a la empresa.

 

Como ves, los beneficios y ventajas que estos sistemas pueden aportar a tu empresa no son pocos, por lo que solo resta saber cuál de ellos es el que mejor se adapta a las necesidades reales de tu negocio. Pero para eso ya estamos nosotros ¿Hablamos?